673 76 53 30 [email protected]

El maltrato hacia los animales puede indicar abuso infantil. Foto ilustrativa Pixabay

Cuando se habla de violencia dentro del ámbito del hogar, a menudo nos olvidamos de un miembro importante de la familia: los animales de compañía, cuando a menudo son una víctima más.

En los últimos 40 años muchos investigadores de diferentes lugares del mundo han tratado de dar respuesta al maltrato de algunos niños hacia sus mascotas. A decir verdad, por el momento las investigaciones son insuficientes para comprender la dimensión del problema.

El maltrato animal está penado, existe un delito específico

Lo que ocurre es que no hay ningún artículo que hable del maltrato animal dentro del ámbito doméstico, y el animal tampoco está incluido entre las posibles víctimas de un delito de violencia doméstica, cuando el resto de miembros sí lo está.

El único estudio que se ha llevado a cabo sobre el maltrato de animales domésticos es el estudio DOMPET, que realizó la doctora Núria Querol en Barcelona, y es un estudio que relaciona violencia de género y maltrato animal, pero datos oficiales no hay, no se recogen.

En el sistema VioGen, que es programa que se utiliza para valoración de riesgo de violencia de género, una de las opciones es si el maltratador ha ejercido violencia sobre animales u objetos, o sea, que lo ponen al nivel de los objetos y lo han incluido recientemente, porque antes ni siquiera estaban incluidos los animales.

La violencia hacia los animales puede ser un indicador fiable y temprano de otras situaciones de violencia en el hogar

Muchas veces el maltrato se inicia por el miembro más débil de la familia, que puede ser el niño, la mujer, pero también los animales. Además, es muy importante detectar la violencia que ejercen los niños sobre las mascotas, porque puede ser indicativo de muchas cosas. Por ejemplo, de que en su casa un miembro de la familia está ejerciendo violencia sobre otros, o sobre el propio niño.

Este niño ha aprendido la conducta a través de lo que se llama el aprendizaje vicario, y repite lo que está observando en casa sobre el miembro más débil. Además, es que puede incluso ser indicador de bullying, y muy fácil de observar.

¿Por qué algunos niños maltratan a los animales?

  • Para satisfacer su curiosidad/exploración.
  • Presión del grupo de iguales.
  • Para subir el estado de ánimo.
  • Gratificación sexual.
  • Abuso forzoso.
  • Fobia animal.
  • Juego Postraumático.
  • Entrenamiento para la violencia interpersonal con humanos.
  • Vehículo para el abuso emocional.
  • Para controlar al animal.
  • Para vengarse del animal.
  • Para satisfacer un prejuicio contra alguna especie o raza en concreto.
  • Para expresar la propia agresividad humana a través del animal.
  • Por diversión y para conmocionar a los demás.
  • Sadismo no especificado.

Qué hacer:  Hasta cierto punto, por supuesto, esto depende de la edad y el desarrollo del niño. En general hay que explicarle al niño que no está bien golpear o maltratar a un animal, ya que no está bien golpear o maltratar a otro niño. Es probable que las intervenciones de educación humana (enseñar a los niños a ser amables, cuidar y nutrir a los animales) por parte de padres, proveedores de cuidado de niños y maestros sean suficientes para alentar la resistencia del abuso de animales en estos niños.

Cada acto de violencia cometido contra un animal no es una señal de que una persona vaya a llegar a ser un maníaco homicida.

Particularmente con los niños pequeños, cuya exuberancia natural y curiosidad pueden llevar a algunas experiencias desagradables para sus mascotas, está bien ignorar un lapso ocasional en el juicio mientras continúas educando al niño sobre el tratamiento humano de los animales. Sin embargo, encerrar a una mascota dentro de un espacio cerrado, atacar violentamente a una mascota después de tener problemas con un padre, o disfrutar de ver a un animal con dolor son todas «señales de alerta» que indican la necesidad de una intervención profesional. Esto es particularmente cierto cuando el niño tiene la madurez cognitiva para entender que lo que está haciendo está mal, y lo hace repetidamente de todos modos.

Artículo original: GN.

Instagram
LinkedIn
Share
Follow by Email